Trucos que te harán adelgazar comiendo bien, sin que apenas te des cuenta

Trucos que te harán adelgazar comiendo bien, sin que apenas te des cuenta

Hábitos de alimentación más saludables sin apenas esfuerzo.

1. Usa vasos altos y rectos

Los vasos altos pero estrechos parecen más grandes que los que son bajos pero más anchos, aunque contengan la misma cantidad de líquido. Es por ello que, si acompañamos nuestras comidas con alguna bebida que no sea agua,es preferible servirla en vasos de tubo, que nos hará pensar que hemos bebido más (y nos ayudará a no repetir).

 

2. Utiliza platos de colores distintos a aquello que vayas a comer

Cuando el color del plato es similar al de la comida que vamos a tomar tendemos a servir raciones mayores, ya que nos resulta más difícil calcular la cantidad.

Lo más sencillo, utilizar una vajilla verde o azul oscura, que realizan un gran contraste y con la cual no comeremos más de la cuenta.

 

3. Utiliza platos más pequeños

Es el consejo más conocido de la lista y, quizás, el más efectivo. Según un estudio, si sirves tu comida en platos de unos 25 cm. en vez de platos de unos 30 cm., comerás un 22% menos.

Este truco parece lo más simple del mundo: si comemos en platos más pequeños, las raciones serán menores y, por tanto, comeremos menos. Pero esa no es la clave. La misma ración nos satisface más en un plato pequeño que en uno grande, ya que, visualmente, parece que estamos comiendo más.

 

4. Ten siempre agua a mano

Es recomendable tener siempre a mano una botella de agua para que sea lo primero que agarremos cuando nos asalte el gusanillo.

En ocasiones no sabemos distinguir entre el hambre y la sed, y acabamos comiendo cuando deberíamos estar bebiendo. Si te entra hambre prueba antes a beber un vaso de agua, en ocasiones esta desaparece.

 

5. Recorre sólo los pasillos exteriores de los supermercados

En los supermercados, los productos frescos suelen estar ubicados en el perímetro exterior y los alimentos procesados en los pasillos. Si evitas pasear por el interior de los comercios comprarás más frutas, verduras, carnes y pescados, ya que no tendrás que enfrentarte a la tentación de optar por platos precocinados.

 

6. Sigue la “regla del medio plato”

Para forzarnos a comer más verduras, una buena técnica es la “regla del medio plato”. Cuando sirvas la comida, llena primero la mitad del plato con fruta o verdura, y utiliza la otra mitad para la comida principal (carne, pescado o pasta), esto reducirá de forma importante el aporte de calorías.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias, mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar